El incremento no es uniforme por tarifa ni por periodo tarifario pero rondará los 2 €/MWh. La factura se incrementará menos de un 2%, pero dependerá mucho de cómo y cuánta energía consumas. Serán las facturas con consumos a partir del 1 de enero de 2015 las que incluirán este concepto. Por otro lado, dado que el valor del servicio depende de la demanda prevista, REE podrá revisar los importes para ajustar por variaciones en la demanda y/o el valor final del coste del servicio. Asimismo, las subastas se realizarán cada año lo que hará cambiar el coste de dicho servicio al menos anualmente.