Existen dos tipos de cámaras

  • Refrigerantes (los simples frigoríficos o heladeras) que tienen un rango de temperatura que va desde los 10°C a los -4°C.
  • Congeladores que llegan hasta unos -35°C. Se usan principalmente en restauración y hostelería.

Las recomendaciones más importantes para conseguir la mayor eficiencia en las cámaras frigoríficas:

  • Ubicación La ubicación de la sala de máquinas será lo más cercana posible a la zona de demanda de frío para disminuir pérdidas e inversión inicial.
  • AhorroSi hay varias cámaras se instalarán en bloque para ahorrar en aislamiento.
  • DimensionesNo sobredimensionar la cámara frigorífica ya que cuanto más grande sea, más dinero costará mantener el nivel de frio necesario.
  • SuperficiesLas superficies horizontales y verticales (cerramientos y falsos techos) estarán pintadas de color blanco.
  • AislamientoCuidar el aislamiento de la cámara frigorífica: colocar cierres herméticos en las puertas y cortinas de lamas para amortiguar la salida de frío cuando la puerta tenga que estar abierta.
  • Fuentes de calorTener cuidado con las fuentes de calor: independizar la cámara frigorífica de recintos calefactados, adosar varias cámaras frigoríficas entre sí y protegerlo de la radiación solar.
  • TemperaturaLa temperatura en el interior debe ser justo la necesaria para la conservación del producto. Esta temperatura varía en función tipo de producto que vaya a albergar, como ejemplo se adjunta una tabla orientativa:
  • Tipo de producto Temperatura de conservación (ºC)
    Frutas y hortalizas 0º a 4ºC productos de climas templados
    8º a 13ºC productos de climas tropicales
    Carnes 5ºC Productos vacunos, porcinos, ovinos
    Pescados -20ºC
    Huevos -1ºC
    Flores 0º a 2ºC